Como artista me interesa hablar del género, o del no género, la belleza, la delicadeza y la
sutileza a través de la idea de la neutralidad y la androginia utilizando técnicas y elementos
considerados femeninos como el bordado, las flores, e inclusive, por abstractos que puedan
ser, la belleza y la delicadeza. Pero recontextualizandolos y usando alambre en lugar de
hilo, por ejemplo, creando redes que dañan el soporte original, pero al mismo tiempo lo
envuelven en una armadura que las vuelve más fuertes y resistentes que al inicio.