El discurso de mi trabajo se apega a la resolución de problemas que se discuten desde una comunidad que lucha por sus derechos en una generación de conceptos sociales, culturales y económicos que se vierten en extremos opuestos.
Represento a un nicho y me uno a las voces de un nuevo orden del género y la identidad, de los nuevos cuerpos, así como de la espacio- temporalidad, la exploración de formatos, de herramientas digitales y virtuales y a la revolución tecnológica.
No pretendo que mi carrera como creador visual y comunicador de conceptos tenga un enfoque político ni activista, pero es tiempo de hacer ver a las plataformas quién soy a través de la expresión de mi discurso y de mi voz.
Yo, en mi voz al unísono con mi generación y mi comunidad, tengo el poder, la visión y las herramientas necesarias para encaminar lo situacional por rumbos mejores.